JESUCRISTO: EL MÁS IMPORTANTE

Texto de "Todo por una sonrisa" (ministerio infantil en hospitales).

 

(Música: Navidad, Navidad, hoy es Navidad...)

 Entra el reportero. Mira distraído a un lado y a otro hasta que se da cuenta de que tiene el público delante. Da los últimos toques a su corbata, se alisa el pelo, etc. preparándose para iniciar el programa.

REPORTERO: Buenas tardes con ustedes el canal más navideño retransmitiendo en directo desde la Iglesia (..................................). Estamos aquí para encontrar quien es el único, el indiscutible, el inigualable protagonista de la Navidad. ¿Quién será el más importante de todos?

 

(Música – ya vienen los reyes)

(Entra Baltasar con guantes de boxeo. De repente todo nos suena a un combate de boxeo)

REPORTERO:<<En este rincón el Rey Mago Baltasar, con 79 kilos de peso, un gran boxeador, el favorito de muchos niños que le piden cada año sus juguetes.

(Baltasar hace como que salta las cuerdas imaginarias de un ring y comienza a enseñar sus músculos al público. Entra Melchor)

REPORTERO: En el lado contrario su oponente Melchor, con 65 kilos de peso y actual campeón de los pesos “pesados”.

 

(Música para que entre Melchor)

(Melchor entra dando saltitos, haciendo ejercicios de calentamiento, etc.)

El Reportero hace Sonar la campana para que empiece el ring.

BALTASAR:  ¡Yo!. ¡Yo soy el más importante porque traigo más juguetes!. Los niños me escriben más a mí.

MELCHOR: De eso nada que yo he leído las cartas y dicen: “Muy señores Majos…”

BALTASAR: ¿No será “Magos”?

MELCHOR: Eso. Es que como los niños no saben mucho de radiografía.

 

(Aparece Gaspar que sube al ring y se pone en medio separándolos como un árbitro)

GASPAR: ¿Pero que hacéis?. ¡Es que no os da vergüenza!.

MELCHOR: Es que dice Baltasar que es más importante que yo…¡Y de eso nada…!, que yo me he leio las cartas de los niños  muy bien leías…

GASPAR: ¿Y que dicen?.

MELCHOR: ¿ Que le traigamos la play, la bici, las barbies, los video juegos, las game boys color…

BALTASAR:  ¡De nosotros! Que es lo que nos interesa, hombre , que dicen de nosotros.

MELCHOR: De nosotros dicen: “Muy queridos Majos del diente”.

BALTASAR: (Desesperado y dándole con el guante). ¡Del diente!…es que acaso somos dentistas…

GASPAR:  Melchor quería decir de Oriente.¡Y basta ya!. ¡Está claro que nosotros,¡ los tres! somos los protagonistas de la Navidad.

MELCHOR:  ¿y Baltasar no es el más importante?

GASPAR: No , todos somos iguales.

(En este momento el reportero sube al ring, y hace sonar de nuevo la campana que anuncia el final del combate )

REPORTERO: ¡Fin del combate!. Los ganadores son…(levantando el brazo a cada uno Melchor, Gaspar y…

 

 (Música de Papá Noel) (Entra Santa Claus y desfila delante del público)

SANTA CLAUS: ¡Ese combate, no vale!.

REPORTERO: (Haciendo como que sale del ring y dirigiéndose hacia él). Esto es una noticia de ultísima hora. Señor Santa Claus ¿qué tiene usted que decirnos?.

SANTA CLAUS: Pues está claro, yo llego primero

MELCHOR: (Mirando la hora). Pero si ha venido tarde, si acaba de llegar…

SANTA CLAUS: (Saca un calendario de su enorme barriga).

A ver, yo llego el 24 de Diciembre por la noche y el 25 los niños se levantan tempranito y ya tienen sus juguetes. ¿Ven? Yo llego primero. Es que los reyes siempre van retrasaos.

MELCHOR: ¡Pero Gaspar, tu has oio, tu has oio lo que dice el Papá no es, ni Mamá tampoco.

GASPAR: Que vamos retrasaos.

BALTASAR:  Es que nosotros viajamos en camello y no en trineo

MELCHOR: ¡Muy bien dicho!, nosotros viajamos en camellos feos…

(De nuevo Baltasar le persigue para zurrarle)

REPORTERO: Estamos teniendo una tarde emocionante señores espectadores, no contábamos con este imprevisto. ¿Es entonces Santa Claus, el verdadero protagonista de la Navidad? A ver que opina nuestro querido público.

(Tanto Santa Claus como los Reyes Magos hacen que los niños coreen sus nombres)

SANTA CLAUS: ¡Santa Claus, Santa Claus. Santa Claus…!

REYES MAGOS: ¡Reyes Magos, Reyes Magos, Reyes Magos…!

 

(Música para que entre Doña Manuela todo lo vendo)                                         

En medio del barullo entra una señora muy trajeada andando conforme la música.

DOÑA MANUELA “TODO LO VENDO”: Buenas tardes. ¿Es aquí donde están buscando a la persona más importante de la Navidad?.

REPORTERO: ¡Aquí mismo! ¿Señor…?

 

DOÑA MANUELA “TODO LO VENDO”: Doña Manuela “todo lo vendo”, representante de los grandes almacenes y de las jugueterías. ¿A su disposición!

REPORTERO: Bueno, Doña Manuela “todo lo vendo” ¿Qué tiene usted que decirnos acerca del verdadero Protagonista de la Navidad?

DOÑA MANUELA “TODO LO VENDO”: Pues que con toda seguridad somos nosotros. Veo que ha entrevistado usted a nuestros empleados: Melchor, Gaspar y Baltasar, y nuestra ultima adquisición Santa Claus.

MELCHOR:  (Muy bajito) Gaspar, que significa empleados.

GASPAR: Que trabajamos para ellos.

MELCHOR: ¡Ah!

BALTASAR: Ellos nos dan los juguetes.

MELCHOR: ¿y nosotros los repartimos?

(Gaspar asiente)

(Melchor se pasea haciendo como que recoge los juguetes y los da a los niños)

MELCHOR:  Ellos nos dan los juguetes y nosotros los repartimos, ellos nos dan los juguetes y nosotros los repartimos, ellos nos dan los juguetes y nosotros los repartimos… ¡Ah!, ¿y por eso “todo lo vendo” es la persona mas importante de la Navidad?

TODOS JUNTOS: ¡No!

REPORTERO: Parece, Doña Manuela, que sus empleados no están muy de acuerdo en que ustedes sean los protagonistas de la Navidad, ¿qué tiene que decir a eso?

DOÑA MANUELA TODO LO VENDO: (Enfadándose mucho) ¡Qué están despedidos! Y a ver ahora lo importantes que son, cuando no tengan juguetes para repartir.

(Sale de escena)

MELCHOR:  ¿Que se habrá creído la “todo lo vendo” esa?. (Levantando los guantes de boxeo) ¡Qué venga aquí si es valiente, que venga aquí si es hombre y no una piscina!

BALTASAR: Se dice gallina

MELCHOR: ¡Pues que venga la gallina y los pollitos y los hago huevos fritos!

 (Entra de improvisto Doña Manuela “todo lo vendo”, Melchor se asusta mucho creyendo que le ha oído y se esconde detrás de alguien)

DOÑA MANUELA TODO LO VENDO: ¡Ah, lo olvidaba, aquí tiene mi tarjeta!. Cuando entren en razón haga el favor de llamarme y acudiremos encantados a recoger el premio. ¡Buenas tardes!

(Sale definitivamente de escena)

 

(Música de Navidad para que entre el árbol )

(Entra un árbol de Navidad totalmente adornado desfilando)

ÁRBOL DE NAVIDAD:  ¿Espero no haber llegado tarde?. Yo soy esa…

REPORTERO: ¿Esa quién?

ÁRBOL DE NAVIDAD: (Respirando entrecortadamente por la carrera). La persona que están ustedes buscando...

REPORTERO: (Poco convencido) ¿Ah, sí?

ÁRBOL DE NAVIDAD: No se deje engañar por que sea un árbol, y piense que no soy un  árbol cualquiera. (Comienza a pasear por el escenario como si fuera una pasarela de modas) Delicado conjunto de otoño invierno, muy adecuado para estas fiestas, pero cuidado con las bolas que se rompen…y además con delicadas bombillitas de colores intermitentes. ¡Niños!, ¿Verdad que soy una monada?

REPORTERO:  Bueno creo que todos hemos visto antes un árbol de Navidad, señorita y sin querer ofenderla, creo que hay personas más importantes…

ÁRBOL DE NAVIDAD: (De pronto pierde la dulzura que ha mostrado hasta ese momento) ¡Ah si! ¿Cómo quien?

MELCHOR:  Como nosotros.

ÁRBOL DE NAVIDAD: ¿Y ustedes quiénes son?

BALTASAR: ¿Estarás de broma, no? . Aquí un servidor y sus compañeros somos conocidos en todo el mundo navideño mundial.

ÁRBOL DE NAVIDAD: ¡Ah sí!, ya les recuerdo. Ustedes son los que año tras año, se inclinan ante mí para poner los regalos a mis pies. Si yo no estuviera, ¿cómo sabría la gente que es Navidad?

BALTASAR: Por los turrones…

GASPAR: Los mantecados…

SANTA CLAUS: El champán…

ÁRBOL DE NAVIDAD: Pero esos productos ahora se toman todo el año

MELCHOR: (Muy asustado) ¡Mantecaos en verano! (Abanicándose con el guante)¡Ay! ¡Ay!, que sudores me están entrando. ¡Eso no se puede aguantar!. Eso es que te da una sed por aquí por la garganta abajo que te meriendas el grifo y te sale el agua por las orejas.

ÁRBOL DE NAVIDAD:. Pues conozco a gente que come mantecados en verano. Pero en cambio a mí, sólo me pueden disfrutar en Navidad. Yo traigo luz, alegría, ilusión, sin mí las Navidades no serian lo mismo. ¿Se dan cuenta de lo importante que soy?

REPORTERO: Bueno señorita, bien mirado, la verdad es que es usted una señora árbol. Quizás merecería el premio.

 

 

 

 

(Música alegre para la entrada de los títeres. Deben moverse de un lado a otro hasta que termine la música...)

(Interrumpen los títeres)

PEPOTE Y VIOLETA:  Espere, espere.

ÁRBOL DE NAVIDAD: (Gritando) ¡Ahhhhhh! Ya están aquí los salvajes que me tiran al suelo cada año. ¿Quién les ha dicho que vengan? ¿No ven que son un peligro para mi integridad?

VIOLETA: No sé porque se pone usted así señora árbol, que yo ayudo a mi mamá a decorarla en Navidad.

PEPOTE: ¡Anda, y yo!. Le pongo las tiras, así…así y así (va haciendo los gestos con las manos)

ARBOL DE NAVIDAD: Si, y también juegas al fútbol con mis bolas.

PEPOTE: (Riéndose) No creo que haga mucho daño unas pataditas de nada.

VIOLETA: Bueno, ¡a lo que venimos!. Señor reportero, porque seamos niños no quiere decir que seamos tontos.

PEPOTE: ¡Muy bien dicho! Que se creen los mayores que como somos pequeños no nos damos cuenta de nada.

VIOLETA: Y los niños sabemos perfectamente que es por nosotros que vienen los Reyes Magos y Papá Noel.

PEPOTE: Y que los juguetes existen porque existimos los niños.

VIOLETA: ¡Claro!. Si no ¿quién va a jugar con ellos?

PEPOTE: ¿Y quién va a romperlos?

VIOLETA: Y los árboles de Navidad se ponen porque los niños damos la lata a las mamás.

PEPOTE Y VIOLETA: ¡Mami pon el árbol! ¡Porfa mami! ¡Pon el árbol, pon el árbol, pon el árbol…!

PEPOTE: (Al árbol de Navidad). Que si no te pasarías la vida en el trastero, mona.

VIOLETA: O en el cuarto de las ratas si te has portado mal el año anterior.

PEPOTE: Y para que lo sepas los niños también traemos mucha ilusión y alegría.

VIOLETA: ¡Y somos importantes!

PEPOTE: ¿Qué se creen ustedes?. ¡Somos muy importantes!.

VIOLETA: Que dices de muy importantes, Pepote ¡Somos importantísimos!

PEPOTE: Y todavía más….¡Somos super –impotantísimos!

VIOLETA: ¡ No hay nadie más importante que nosotros!. Ha oído señor reportero. Somos nosotros los que merecemos el premio.

ARBOL DE NAVIDAD: ¡ Pero bueno!. ¡Que se han creído estos mocosos que porque me hayan puesto unas cuantas bolas y unas tiras me van a tratar así ¡ (Corre enfadada hacia los títeres) ¡Ahora veréis lo que es bueno!

REPORTERO: (Sujetándola) Pero Señora árbol, ¡contrólese mujer!. Que se le va a subir la savia a la cabeza.

ARBOL DE NAVIDAD: ¡Yo soy la que merezco el premio!

PAPA NOEL: ¡De eso nada!. Yo si que me lo tengo bien ganado. Y si no prueben a entrar en las casas por las chimeneas con esta barriga, con una barba blanca y cargado de juguetes.

REYES MAGOS: Te olvidas de que nosotros somos unos Magos muy majos.

Música tocada durante la pelea

(Empiezan todos  a pelearse reclamando que cada uno de ellos merece el premio, hasta que termine la música y entre la profesora)

PROFESORA: ¿Pero que pasa aquí?

REPORTERO: ¿Y usted quién es?

PROFESORA: Bueno, yo vengo a la Iglesia todos los domingos a contarles historias de la Biblia a los niños.

REPORTERO: (Con retintín) ¡Qué bonito!. Y ahora déjenos en paz. ¿No ve que estamos ocupados?

PROFESORA: Lo que veo es que se están peleando y me gustaría saber la razón.

REPORTERO: No estamos peleando, tan sólo estamos debatiendo para averiguar quién es la persona más importante de la Navidad.

PROFESORA: ¡Ah!. Si es por eso, yo se quién es.

(Todos se quedan mirándola esperando que les señale)

PROFESORA: Y no es ninguno de estos.

REPORTERO: Pues usted dirá entonces de quien se trata. ¿Dónde vive? ¿Podemos entrevistarle?

PROFESORA: ¿Entrevistarle?. Creo que no, porque esta persona vivió hace mucho tiempo.

REPORTERO: ¿Cuánto tiempo?

PROFESORA: Unos 2000 años

REPORTERO: ¡Pues estamos arreglados! ¿Y ahora que vamos a hacer?

PROFESORA: Podéis escuchar la historia acerca de Él, y así os daréis cuenta de que este niño...

VIOLETA: (Interrumpiendo) ¡Ves, ves, te lo dije, Pepote!. La persona más importante es un niño.

PROFESORA: Shhhhhhhh ¿Queréis oír la historia o no?

TODOS: Si, vamos a sentarnos.

(Se van sentando alrededor de la profesora dando la espalda al público)

REPORTERO: (Al grupo) ¡Por lo menos descubriremos por fin de quien se trata!

 

LA HISTORIA DE LA NAVIDAD

(Música navideña)

Cuando Jesús nació en Belén en tiempos del Rey Herodes llegaron a Jerusalén unos Magos procedentes de Oriente diciendo:

- ¿Dónde esta el Rey de los Judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el Oriente y venimos a adorarle.

Cuando lo oyó el Rey Herodes se puso muy nervioso y también todo la gente que vivía en Jerusalén.

Y es que en aquel tiempo todo el mundo sabía que cuando aparecía una nueva estrella en el cielo significaba que una persona muy importante iba a nacer y además aquella era una estrella muy rara que se movía y parecía indicar que la siguieran.

- Pues no sabemos donde esta el niño, -respondió Herodes. Pero voy a llamar enseguida a los que saben de estas cosas en mi reino y a ver que nos dicen.

- El Salvador de los hombres tiene que nacer en Belén porque así esta escrito,

-respondieron los maestros.

¡Uf!. El Salvador de los hombres.     

 Esto no le gustó a Herodes, porque le pasaba un poco lo mismo que a nuestros amigos: Melchor, Papá Noel y los demás. El quería ser el protagonista y el más importante.

Así que ideó un plan para averiguar donde estaba aquel niño. Pero no para adorarlo como iban a hacer los Magos, lo que quería en realidad era matarlo. Quizás porque pensaba que si ese niño no estaba, entonces si que él seria importante.

Por lo que engañó a los Magos diciéndoles:

- Id y averiguad donde esta el niño. Y tan pronto como lo encontréis venid y avisadme para que yo vaya también y le adore.

Así que los Magos se marcharon siguiendo la estrella y de pronto vieron como se detuvo en el lugar donde estaba el niño. Al verlo se pusieron muy contentos porque el niño que estaba allí no era un niño cualquiera, como alguno de nosotros o como Pepote o Violeta, el niño que estaba en aquella casa, era el Hijo de Dios que había nacido para salvarnos y para que podamos ir con El al cielo.

 

Enseguida los Magos abriendo sus tesoros le ofrecieron regalos. Ellos sabían que tenían que darle lo mejor de lo que tenían. El primero le ofreció oro, el segundo le ofreció incienso  y el tercero le ofreció Mirra.

Aquellos Magos reconocieron que Jesús era la persona más importante y por eso no volvieron a Herodes para decirle donde estaba. Y también unos pastores que estaban cuidando de sus rebaños en el campo cuando se les aparecieron miles y miles de ángeles, corrieron todos hacia Belén para ver al niño. Porque sabían que Jesús era la persona más importante no sólo de aquella primera Navidad, sino de las que vinieron después y de todas las que vendrán mientras que el mundo exista. Y para nosotros Él debe ser la persona más importante también, pues vino no sólo para nacer, pero murió y está vivo hoy para darnos la vida. Y Él no está con nosotros sólo en las Navidades, sino durante todo el año si lo invitamos a vivir en nuestro corazón.

(Los personajes pegan en el escenario un cartel con la palabra JESUCRISTO y cantan esta música u otra muy alegre)

 

 Música:

 

// Hoy los niños cantamos y adoramos al Rey,

Al Rey de reyes, Cristo Jesús. //

Porque Él nos dio la vida,

Gloria a Jesús.

Porque Él nos dio la alegría,

Gloria a Jesús.